Dos días descubriendo Cehegín

Cehegín no es solo una ciudad bonita

Panorámica de la ciudad de Cehegín

Hoy os vengo a hablar del pueblo de mi abuela, Cehegín. Resulta que después de tantos años visitándolo, sobre todo en fiestas (la segunda semana de septiembre) nunca me había percatado de la cantidad de patrimonio artístico e histórico que la ciudad escondía. Y digo escondía en sentido literal, porque hasta que nuestra guía Magdalena nos enseñó algunos de los edificios más importantes, históricamente hablando, de Cehegín, no sabía de su existencia.

Por lo tanto, me he visto en la obligación de difundir y transmitir lo que Cehegín esconde y así acabar con la idea de que Cehegín es sólo un pueblo bonito. 

A continuación os haré un pequeño resumen de mi experiencia junto a los compañeros de la Comunidad Valenciana de Travel bloggers que vivimos el último fin de semana del mes de febrero.

El Palacio de Jaspe

Entrada al Palacio de Jaspe

Comenzamos nuestra visita en El Palacio de Jaspe, el ayuntamiento. Se le llama así debido al material utilizado en la fachada del edificio, la piedra jaspe.  Tras pasar la puerta nos encontraremos con una entrada que invita a subir por las majestuosas escaleras. En lo alto cuelga una lámpara con tonos dorados que fue cedida por la iglesia debido a que habían detalles de mujeres con el pecho al aire (hay que tener bastante imaginación para interpretarlo de esa manera) y ésta no era propia para estar en un lugar sagrado. Las habitaciones están decoradas con detalles en tonos azul celeste y dorado como por ejemplo las grandes puertas que separan las diferentes estancias.

X Ruta de la tapa y el cóctel

Primera tapa en el restaurante El Casino

La siguiente parada fue asistir a la inauguración de la Ruta de la Tapa organizada en el casino, cuyo restaurante fue el ganador de la tapa del año anterior. Con unas vistas privilegiadas a la ciudad, disfrutamos en la terraza del bar las nuevas tapas de este año. Aquí dimos por empezada lo que sería la ruta gastronómica de bar en bar para probar las diferentes y deliciosas tapas del concurso.

(Foto de la tapa de verdura y croquetas)

Basílica de Santa María Magdalena, la Cruz de Begastrí y la imagen de María Magdalena.

Imagen de María Magdalena

Después del aperitivo nos dirigimos a la Basílica de Santa María Magdalena donde descubrimos un poco más sobre la Cruz de Begastri y sobre la imagen más antigua de María Magdalena que conserva sus extremidades.

Tal fue la impactante historia que nos contaron que cuando regresé a casa hice un poco de investigación para descubrir que lo que nos habían contado hasta entonces no tenía nada que ver con la representación de la mujer en la religión cristiana.

Para poneros en antecedentes, resulta que la imagen de María Magdalena, conocida mundialmente, fue la de una prostituta que arrepentida de sus pecados fue a pedir su perdón a Jesucristo en su lecho de muerte. Pero debido a los estudios realizados en su iconografía y otras fuentes, se podría decir que María Magdalena podría ser un apóstol más y que ella fue la persona más importante e influyente de la fe cristiana tras la muerte de Jesucristo.

A alguien no le interesó que el papel de la mujer fuera representativo en la religión y decidieron eliminar cualquier pista que pudiera reflejarlo.

La imagen se encuentra en un rincón de la sacristía y para poder verla hay que hacerlo a través de una visita guiada. La historia de por qué  sobrevivieron las extremidades de la escultura es muy interesante, así que se lo dejo a Magdalena para cuando hagáis la visita guiada con ella. 😉

Tapa Hispania

A la hora de comer nos dirigimos al Palacio de la Tercia para degustar las tapas del concurso. La tapa de Hispania fue para mi la ganadora. Su exquisito sabor y originalidad me encantó.

Visita a la escuela del vino

Escuela del vino

También visitamos la Escuela del Vino, situado en la Casa de la Tercia y construido durante el primer cuarto del siglo XVII, es un centro cultural y de formación en torno a la etnología.

Después, hicimos camino hasta la Gran Vía, donde los bares repletos de gente servían a destajo riquísimas tapas. El ambiente estaba asegurado.

Un par de tapas en el restaurante D´Lucio y un rico café en la cafetería Melody nos dieron fuerzas para seguir descubriendo la historia Cehegín.

Visita al Palacio Duque de Ahumada

El salón de baile del Palacio del Duque de Ahumada

Nuestra siguiente parada era visitar el Palacio Duque de Ahumada, situado en la calle Mayor, cerca del Restaurante El Sol. Se trata de una casa señorial de propiedad privada a la cual sólo se puede acceder a través de un tour guiado. Impresionan cada una de sus estancias como la entrada, el despacho del Duque, la capilla, el salón de baile, el sótano; donde se conservan en vitrinas los trajes y uniformes de la Orden de Santiago de los siglos XIX y XX. Además, en su patio, en una antigua caballeriza, guardan diferentes tipos de carruajes de una inigualable belleza.

La casa es un auténtico museo cargado de historia y anécdotas que no tienen desperdicio.

Ambel y la Iglesia de la Purísima Concepción

Vistas a la Iglesia de la Purísima Concepción

La siguiente visita fue a la Iglesia de la Purísima Concepción, el punto más alto de Cehegín. Este edificio, declarado Monumento Histórico-Artístico Nacional en 1980, de estilo renacentista, esconde la historia de Ambel. Martin de Ambel vivió recluido durante 38 años al enfrentarse en un duelo de honor con Alonso de Góngora. Ambel venció a su oponente y para no ser juzgado decidió pedir asilo en un lugar sagrado. A pesar de los años que estuvo encerrado viviendo en un pequeño habitáculo en lo alto de la torre de la iglesia, éste pudo contraer matrimonio dos veces y tener hasta seis hijos. Una historia de leyenda que José María Oñate supo trasmitir en forma de película en el año 2011.

Cena en el Restaurante El Sol

Tapa del concurso del restaurante El Sol

Para finalizar el día, nos fuimos a cenar al Restaurante El Sol. Un restaurante que mezcla sabores tradicionales con platos contemporáneos. Nos trataron de cine!

De aperitivo nos pusieron las dos tapas del concurso: risotto de trigo con foie y huevo de poché y cazuela con berenjena gratinada y gamba. Para compartir saboreamos un plato de calamares a la romana y tartaletas rellenas de queso y ternera, y de platos fuertes nos pusieron un consomé y una parrillada de patatas con huevo y conejo. Por último, para llevarnos un sabor dulce de la velada nos deleitaron con una variedad de postres típicos como el helado de turrón y la leche frita.

Visita al Parque Arqueológico de Begastri

Las ruinas de Begastri

A la mañana siguiente nos dirigimos al parque arqueológico de Begastri, situado a las afueras de Cehegin. En el cerro del “Cabecico Roenas” se encuentra una de las mayores ciudades perdidas de la historia de la península ibérica de la época tardo-romana, donde se asentaron durante años íberos, romanos y visigodos hasta su decadencia.

Se puede destacar la gran importancia en la época visigoda donde fue sede episcopal y se cree que hubo una gran basílica donde se encontraba la famosa Cruz Monogramática de Cehegín. También llama la atención la manera en que fortificaron la ciudad con doble muralla para evitar su conquista.

En la actualidad, se realizan trabajos de excavación y reconstrucción de partes de la muralla y restos de la ciudad por estudiantes de toda Europa, organizados por la Universidad de Murcia

Para saber un poco más de su historia, lo mejor es hacer una visita guiada. Abierto los fines de semana por un precio de 2€ (Comprobar en su página web horarios y precios).

Mercadillo artesanal el Mesoncico

Vistas desde el museo de historia de Cehegín al mercadillo artesanal el Mesoncico

Para terminar nuestra visita por Cehegín, nos dirigimos a lo alto del Casco antiguo donde cada último domingo de mes se organiza el mercadillo artesanal El Mesoncico. Un mercado lleno de productos típicos de la zona y diferentes puestos de venta ambulante. La mejor manera para aprovechar un domingo en compañía de tu familia, amigos o pareja, disfrutando de las actividades lúdicas que se ofertan. Y además, se puede aprovechar la ocasión para visitar el museo de historia de Cehegín, donde encontraréis restos arqueológicos de las ruinas de Begastri entre las diferentes exposiciones.

Supongo que después de lo mencionado, NO me podréis decir que Cehegín es solo un pueblo bonito. Aunque a veces las apariencias engañen hay que conocer e investigar un poco más sobre nuestra historia y cultura.

Otros artículos de interés:

De ruta por el interior de la Región de Murcia

Consejos para ahorrar en un viaje por carretera

 

Me encantan los comentarios! Anda, déjame uno! :)


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: