Entre nubes y volcanes: De Cabo de Gata a La Alpujarra

¡Hola a todos! Tras un pequeño parón volvemos con fuerza para traeros una nueva aventura. Esta la realizamos hace ya algún tiempo aprovechando unos días sueltos de Octubre para irnos hasta el Cabo de Gata y La Alpujarra granadina. En concreto tres intensos días llenos de imágenes para enmarcar. Sin lugar a dudas, se tratan estos, de dos de los mejores lugares que ver en todo el sureste peninsular: Paisajes volcánicos, playas de postal, cielos azul infinito, pueblecitos blancos a lomos del enorme macizo de Sierra Nevada, manjares gastronómicos y mucho mucho más por descubrir en un rinconcito de España  que se ha ganado un puesto de honor en nuestro top de destinos.

CIMG3393_640x480

Dia 1

Madrugamos aquella mañana. Serían las 4 aproximadamente. La idea era llegar lo más temprano posible al Cabo de Gata para aprovechar al máximo el día. Tras una parada para un café rápido nos plantamos alrededor de las 7 en Las Negras. Se trata de un pueblo costero pequeñito que recibe una mayor llegada de visitantes durante los meses de verano, así que nosotros aterrizamos allí en una época más bien tranquila. Aparcamos el coche y nos dirigimos calle abajo hasta la playa para ver el amanecer, estirar las piernas y hacer algunas fotos. Parecía que nunca hubiéramos estado en la playa, pero es que tras meses sin pisar la península uno se emociona con esas cosas.

CIMG3411_640x480

Hicimos tiempo hasta que abrieron un bar cerca de donde teníamos el coche y pedimos unas tostadas de tomate y unos buenos cafés con leche para recargar las pilas. Las horas cuentan rápido, así que había que empezar a moverse dirección sur parando en todos los rincones que nos apeteciera explorar. La primera parada la hicimos en Rodalquilar para localizar el hotel en el que nos hospedaríamos esa misma noche. Y poco después otra en el Mirador de la Amatista. Abrumados por la espectacular vista, no pudimos resistirnos a parar.

CIMG3439_640x480

Decidimos que como ya se acercaba el mediodía lo mejor sería ir hasta las playas que más nos interesaba ver para disfrutarlas un poquito más, y dejar para más tarde otros rincones, así que metimos la directa bordeando la costa y pasando el pueblo de San José hasta la Cala de la Media Luna, una calita preciosa justo al lado de la que es quizás la más emblemática playa de este entorno del Cabo de Gata, la playa de Monsul. Sus caprichosas formas de color oscuro son el rastro que dejo a su paso la actividad volcánica en este rincón del sur de España. Después nos acercamos a la Playa de los Genoveses, ya de regreso a San José pensando en comer, para descubrir una playa de arena inmensa en la que nos hubiera gustado detenernos más tiempo. Parada técnica en San José para reponer fuerzas a base de tapas y tinto de verano y vuelta hacia Rodalquilar para hacer el check-in en el hotel. De camino nos detuvimos en un par de rincones imprescindibles. El primero, la Isleta del Moro, un pequeño pueblo de casas blancas a la orilla del mar con un pequeño peñón hasta el que subimos para simplemente sentarnos a observar y disfrutar de la brisa del mar. El segundo, el Playazo, muy cerca del pueblo de Rodalquilar. Preciosa esta playa de arena dorada y magnifico su baluarte del S. XVIII. Hicimos el check-in en el Hotel Naturaleza Rodalquilar. (4 estrellas. 45 euros) y ducha flash antes de buscar sitio para cenar. En Rodalquilar no había nada, así que tocó ir a Las Negras. Había bastantes sitios, aunque la hora que era casi todo cerrando. Por suerte, había un sitio cerca de la plaza donde aún servían. Después un buen gin tonic a la luz de la luna y a dormir como reyes.

CIMG3506_640x480

Día 2

Se nos pegaron un poco las sabanas para salir, pero aun así, las 8 de la mañana no era mala hora. Paramos en un bar de carretera a desayunar unas tostadas y de ahí costeando hasta Albuñol. Desde ahí todo era subida con el mar justo detrás, y tengo que decir que disfrute como un enano conduciendo por aquí. Cuando llegas arriba se ve imponente el macizo de Sierra Nevada y sus laderas salpicadas de pueblecitos. Indudablemente estábamos llegando a La Alpujarra, último reducto morisco que se resistió a la reconquista cristiana. Nuestra primera parada por estas tierras fue un mirador que nos encontramos en nuestro camino hacia Trevelez. No podía quitarme de la cabeza las delicias culinarias de esta zona de Granada, y es que tras algo más de dos horas de coche el cuerpo pedía gasolina a gritos. El plato especialidad se llama plato Alpujarreño, y consiste en un suculento plato de morcilla,  chorizo, pimiento verde, patatas estilo panadera, jamon y un huevo frito, todo con productos de la zona. Nos metimos un buen plato de esos y un refescario antes de dar un paseo por el pueblo. Trevelez se encuentra a casi 1500 metros, y un pequeño riachuelo lo atraviesa. Llama la atención el blanco de sus casas y sus empinadas callejuelas por las que parece mentira que pueda caber un coche.

CIMG3545_640x480

A tope de energías nos dirigimos de pueblo en pueblo disfrutando de más tapas, refrescos e increíbles vistas. Inolvidable aquel bar donde no estábamos nada más que nosotros y dos señoras típicas de pueblo cotilleando de los vecinos…Seguro que cuando salimos por la puerta nos convertimos en su tema de conversación jeje.

La parada final del día iba a ser Pampaneira, pueblo éste cuyo nombre llama la atención por parecer gallego. Y es que tanto este como otros pueblos de la zona como Campaneira o Ferreira tienen reminiscencias gallegas debido a la llegada de pobladores gallegos y leoneses para repoblar la zona tras la expulsión definitiva de los moriscos. No resulta difícil perderse por sus callejones y recovecos, y las casas tienen una singular forma en la que destaca la figura de las chimeneas alargadas con sombrero típicas del lugar. La plaza principal estaba bastante animada, con multitud de bares y tiendas de artesanía y regalos.

CIMG3607_640x480

Subimos hasta Bubion, un poco más arriba, donde teníamos el hotel (Hotel Villa de Bubion. 3 estrellas. 55 euros). El plan era cenar y dar un paseo por Bubion y Campaneira. Sin embargo, cenamos en el hotel, y estábamos tan a gusto con nuestra botellita de vino en plan romántico que no fuimos a ningún sitio.

CIMG3619_640x480

Dia 3

Al dia siguiente nos fuimos montaña arriba hasta Capileira, que junto con Pampaneira y Bubion son las 3 localidades que se encuentran en la cuenca del rio Poqueira, famoso entre los aficionados al barranquismo. Dimos un agradable paseo por el pueblo disfrutando de las vistas y acto seguido nos dirigimos a Lanjaron, que iba a ser la siguiente parada dado que habíamos contratado unos programas en el Balneario esa misma tarde. Una vez allí nos dio el puntazo de ir a Granada por aquello del “no hay huevos” y “no está lejos”. ¡¡Y allá que nos fuimos!! La idea era tapear un poco y dar una vuelta rápida por el centro, y la verdad que nos salió muy bien. Nos hicimos 3 “refrescos” con sus respectivas tapas a un precio “tirao” y nos quedamos más a gusto que en brazos. Para rebajar un poco los “excesos” nos relajamos a pie por el centro y Paula hasta se atrevió a desafiar a algunos niños locales dando unos toques de balón y unos tiros dejando a más de uno boquiabierto, servidor incluido. Otros 40 minutos para volver a Lanjaron y disfrutar de su sensacional Balneario con un programa Salud y Relajación (52 euros por algo más de dos horas) que nos dejó como la seda y listos para volver a casa. Pero antes echamos un vistazo al Castillo de Lanjaron atravesando el Parque del Salado. Merece la pena el paseíllo de 35 minutos, y se puede acceder libremente al castillo a disfrutar de una panorámica espectacular.

CIMG3633_640x480

Hasta aquí nuestro recorrido por Cabo de Gata y La Alpujarra, tocaba volver, y por delante “nada más” que 3 horitas para llegar a casa. Esperamos que os haya gustado nuestro itinerario y que sigáis fieles nuestras peripecias. Tan solo dad a suscribir si quereis volver a saber de nosotros o dejad algún comentario que eso siempre ayuda. Gracias por vuestro apoyo. ¡Hasta pronto ruteros!

Un pensamiento en “Entre nubes y volcanes: De Cabo de Gata a La Alpujarra

Nos encantan los comentarios! Anda! dejanos uno :)


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: