De Melbourne a Sydney (III): Vida salvaje de Isla Raymond

Isla Raymond Australia

Pelícanos junto al ferry

Ya dejando Melbourne en la distancia nos dirigimos hacia la localidad de Lakes Entrance, donde estaba el único hostal de mochileros de la zona (Hostal Riviera Backpackers AUS 25 por persona). Cerca quedaban Isla Raymond y Bairnsdale, que es mucho más grande y con todas las tiendas y servicios que se pudieran necesitar durante el viaje.

Al no ser verano las playas están desiertas, así que los pueblos de por aquí casi parecen pueblos fantasma. En el hostal éramos nosotros tres y un alemán poco amigable.

Nos despertamos tranquilamente y desayunamos sin prisa alguna. El plan del día era visitar Isla Raymond, una isla cercana a Bairnsdale que nos habían dicho está plagada de koalas. Pues allá que nos fuimos no sin antes parar a por un café en condiciones para terminar de aplacar el sueño.

Isla Raymond

Indicación Koala

Sendero Koala en Isla Raymond

No nos resultó difícil seguir las indicaciones hasta Isla Raymond. A un lado de donde se toma el ferry hay un parking gratuito donde dejar tu vehículo. Se puede cruzar montado en él, pero a pie sale gratis y la isla no es tan grande.

El trayecto en ferry no serán más de 80 metros y llega uno cada 20 minutos. Cruzas y enseguida ves las indicaciones del sendero koala.

No tardamos ni dos eucaliptos en encontrarnos el primero de estos simpatiquísimos animales. Allí estaba el sentado en su ramita bostezando. Y es que hay momentos del año en que los koalas no hacen otra cosa que dormir, hasta 18 horas, y echarse alguna que otra hoja a la boca.

Isla Raymond Australia

Koala Isla Raymond – Australia

Emocionados, nos hicimos veinte mil fotos pensando que sería el único que veríamos. ¡Que ignorantes! Tres eucaliptos y medio más allá había otro a escasos dos metros de nosotros. Este era bien gordo, y bueno, allí en aquel eucalipto tan chiquitín parecía un oso. Total, otra sesión de fotos.

Fuimos avanzando entre casas y bosquecillos de eucaliptos hasta contabilizar un total de 22 koalas, ¡y sin explorar todos los eucaliptos! Claro, a uno acaba por dolerle el cuello de tanto mirar hacia arriba en busca de las grisáceas bolas peludas.

Isla Raymond Australia

Koala mirando de reojillo

Vimos de todos los tamaños y formas, con más o menos pelo, en horizontal o en vertical, pero todos, todos echando la siesta sentados en su rama. Seguro que subes y lo coges y ni se inmuta. En fin, una pena que no lo comprobáramos porque alguno estaba a tiro de mano.

En cualquier caso, la verdad es que es una delicia poder observarlos en libertad sin tener que ir a un zoo o alguna reserva por el estilo.

Isla Raymond Australia

Ave exotica en Isla Raymond – Australia

Abundante vida salvaje

Nosotros hicimos un sendero koala un poco a nuestro aire, aunque hay indicaciones para hacer el recorrido circular. Llegamos hasta una “playa” y luego nos desviamos a través de un bosque en el que abundaban pájaros exóticos que jamás vi en mi vida. No se las especies de loro que hay en Australia pero en un solo lugar vimos unas cuantas distintas.

Ya en el camino de vuelta nos paramos a hacernos la típica fotografía con la señal que indica la presencia de canguros en la carretera. Pues en eso estábamos cuando nos dimos cuenta que un curioso grupo de canguros nos observaba desde un descampado cercano. Debía haber como una docena allí mirándonos fijamente. Nos acercamos para intentar congeniar, pero no nos dieron ocasión de presentarnos. Salieron dando saltitos parando a cada poco para mirar donde andábamos. Es curioso, pero te quedas embobado viéndolos. Es como si no te explicaras como cojones lo hacen. Lo de los saltos digo. Para mí que la cola les hace de muelle…

Isla Raymond Australia

Familia canguro – Raymond Island

Bueno, dejando ya a los animalitos de esta pequeña isla nos volvimos hasta el ferry. En el canal pudimos ver más de cerca a los gigantes pelícanos, y contentos por los buenos momentos vividos, nos montamos en el coche y nos fuimos a Bairnsdale.

Hicimos algunas compras y pasamos de largo sin mirar los restaurantes ni de reojillo porque esa noche tocaba tortilla de patatas y algo que llevábamos tiempo en mente y que aún no habíamos probado: la carne de canguro.

Al día siguiente nos esperaba una etapa de más 600 km hasta Batesman Bay, así que con nuestros corazones deseosos por vivir nuevas y emocionantes aventuras nos fuimos a seguir soñando.

Otros artículos sobre Australia:

Que ver en Melbourne

Great Ocean Road y PN Grampians

De Melbourne a Sydney (I): Phillip Island

De Melbourne a Sydney (II): PN Wilsons Promontory

¡Hasta la siguiente entrega ruteros!

 

4 pensamientos en “De Melbourne a Sydney (III): Vida salvaje de Isla Raymond

  1. Pingback: De Melbourne a Sydney (IV): Lo increible de Batemans Bay |

  2. Pingback: De Melbourne a Sydney (V): Batemans Bay-Wollongong (PN Budawang) |

  3. Pingback: De Melbourne a Sydney (VI): PN Royal y Blue Mountains |

  4. Pingback: De Melbourne a Sydney (VII): Por fin estamos en Sydney |

Nos encantan los comentarios! Anda! dejanos uno :)


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: