Cómo hacer el Rinjani por libre desde Sembalun Lawang

Rinjani

Cima del Rinjani desde el borde del cráter.

Lombok es archiconocida en Indonesia gracias al paraíso de las Islas Gili con su arena blanca, sus fondos marinos y sus atardeceres increíbles. Pero no sólo es eso porque además se pueden hacer cosas tan alucinantes como subir al segundo volcán más alto de toda Indonesia: el Rinjani (3750m).

Lo más normal si se va a Indonesia y estáis en Bali o Lombok es que oigáis hablar del Rinjani y que algún tour operador os ofrezca el viaje de varios días por unos 150-200$ o incluso más.

Cierto que con todo organizado es lo más cómodo, pero en el tour no tendrás la oportunidad de moverte por Lombok  por libre ni podrás interactuar con la gente local, y esto junto con las vistas allá arriba es, al menos para mí, lo mejor de todo.

Si tenéis curiosidad por ver cómo lo hice para recorrer Lombok hasta la villa de Sembalun Lawang en moto y luego subir hasta el cráter del Rinjani sin pagar un tour o un guía quedaos un ratito más que os lo cuento todo a modo de diario para que no perdáis detalle.

Advertir que la subida al Rinjani es bastante exigente físicamente y que tanto si se hace por libre o con un tour se deberá tener esto en cuenta. También es necesaria ropa de abrigo e impermeable, ya que se duerme en altura, hace frío y suele llover.

Además, un móvil en el que tengáis descargado un mapa para utilizar en modo offline os facilitará mucho las cosas a la hora de orientaros durante el ascenso. Yo personalmente me descargue la isla completa de Lombok con google maps y me funcionó perfectamente.

Ahora sí! Todo listo para subir al Rinjani! Adelante!

Rinjani

El Monte Rinjani desde Sembalun Lawang

De Gili a Sembalun Lawang

A las 8’30 de la mañana salía el ferry hacia Bangsal, en Lombok. Habíamos pasado 4 días recargando pilas en el paraíso Gili y había muchas ganas de volver a hacer camino.

Lamentablemente, Paula decidió no acompañarme. Ella estaba en un momento más creativo y emprendedor y decidió volver a Ubud donde encontró su paraíso inspirador.

La verdad es que estaba un poco nervioso porque era la primera vez que nos separábamos en todo el viaje. Aunque por otra parte estaba impaciente por ver cómo me desenvolvía por mi cuenta.

El ferry hasta Bangsal tarda unos 20 minutos y cuesta alrededor de 90k IDR (6 euros). En realidad compré hasta Senggigi pero me quedé en Bangsal, y ahora os cuento por qué.

Los tickets se pueden comprar en cualquiera de las agencias que hay cerca del puerto en Gili Trawangan y siempre es mejor regatear aunque os pongan un precio fijo.

Por suerte habíamos dejado nuestras mochilas grandes en Ubud con un amigo y sólo tuve que cargar la pequeña de 20L, lo cual fue un alivio para mí por la idea que tenia de alquilar una moto y hacer todo el recorrido por mi cuenta.

Rinjani

Mi idea era estar arriba para el amanecer.

Una vez en Bangsal me dirigí hasta la agencia que me llevaría hasta Sengiggi y tras mucho regateo conseguí moto para el viaje y transporte de vuelta a Ubud desde allí mismo. Lo cierto es que me salía a cuenta, ya que saliendo desde allí ahorraba bastante tiempo de camino hasta mi puerta de acceso al Rinjani, la villa de Sembalun Lawang.

¡Me gusta viajar en moto! Si, ha sido un gran descubrimiento para mi durante este viaje y no sé por que no lo había probado antes la verdad. La carretera estaba bien cuidada y hacía un sol espléndido. Fui disfrutando cada momento y haciendo paradas cada 40 minutos para estirar las piernas y el culo, que se queda bien dormido (la falta de costumbre).

Playas desiertas de arena prácticamente negra moldeadas por olas de color azul intenso aparecen cada poco en el horizonte e invitan a darse un buen chapuzón.

Por suerte, había descargado en mi teléfono el mapa de Lombok para poder utilizarlo offline, así que no me resultó nada complicado llegar hasta mi destino. La última media hora de recorrido es cuesta arriba y en algunos tramos la carretera no se encuentra en muy buen estado, pero aparte de eso estuvo todo perfecto.

Rinjani

Parece que llegar arriba no es nada.

La gente de Lombok me pareció de lo mejor con lo que me he encontrado hasta la fecha por el mundo, siempre sonrientes y de saludo fácil. Además, los niños juegan en la calle y al verte pasar se les ilumina la cara y saludan sin parar. Es imposible que no te salga una sonrisa de oreja a oreja con esa felicidad innata.

Llegando a mi destino un cartel me indicaba que me encontraba en la villa se Sembalun Lawang, un lugar tranquilo al pie del monte Rinjani rodeado de bosque y zonas de cultivo. Por el camino algunos nuevos resorts en construcción dan fe del paulatino incremento del turismo en esta zona de Lombok.

Rinjani

Vistas durante el ascenso al Rinjani

De Sembalun Lawang a la caldera del Rinjani (4 horas)

En esta parte os contaré cómo encontré alojamiento y cómo me las arreglé para subir hasta la caldera del Rinjani por el sendero adecuado. Se puede continuar hasta la cima desde allí pero no tenía intención de subir tan arriba, ya que lo que impresiona de verdad es la caldera con su lago y el volcán interior.

El tiempo de 4 horas es lo que yo tardé subiendo a un ritmo bastante alto. Perfectamente puede llevar 6 o 7 horas yendo más lento y haciendo continuas paradas. Es por esto que la subida con tour organizado normalmente se hace en dos días hasta la caldera y en tres para hacer cima.

Pues bien, gracias a google maps conseguí localizar el inicio del sendero que lleva hasta la cima del volcán. Había leído que era posible hacerlo por libre y yo me había propuesto conseguirlo.

Después pregunté en algunas guesthouses (casas de invitados) hasta que di con una habitación doble (10 euros) con la localización perfecta para iniciar el trekking. Abajo dejo el mapa con todas las localizaciones para que quede todo más claro.

Mientras me estaba acomodando el dueño ya empezó  advertirme que si quería hacer la ascensión era obligatorio hacerlo con un guía. Por supuesto él ofrecía ese servicio y se apresuró a cerrar el trato. Le dije que tal vez no lo haría, que había visto que el tiempo estaría malo los dos próximos días y que quizá lo intentaría hacer desde Senaru (otro pueblo desde el que se sube al Rinjani).

Rinjani

Porteador en pleno esfuerzo.

Tras dar un paseo por el pueblo esa tarde me fui a dormir pronto porque la idea era levantarme temprano para hacer la mayor parte de la ascensión al abrigo de la oscuridad y así evitar al dueño, además de un posible control a la entrada del parque.

Minutos antes de las 4am estaba en marcha, y con la linterna frontal más la ayuda de google maps en modo offline me fue muy fácil seguir la senda correcta a pesar de que al principio hay algunos desvíos que pueden llevar a confusión, y más yendo de noche.

Recuerdo el silencio, la ligera brisa y el roce de la hierba mojada en mis piernas, además de un hormigueo en el estómago, fruto de la emoción y un poco también la tensión de que pudiera salir alguien en cualquier momento y darme un susto de muerte. ¡ Ay que miedito!

Por suerte esa sensación sólo dura unos instantes y ya nada más me encontraba alerta, con los ojos bien abiertos y tratando de moverme rápido. Sabía que si conseguía hacer la ascensión en unas 3 horas llegaría a tiempo para el amanecer.

Subí rápido una primera parte donde la pendiente no es demasiado grande, y al girar sobre mis pasos para mirar a mí alrededor veía como la luz del alba se iba abriendo paso en el horizonte al tiempo que nubes poco amistosas hacían acto de presencia.

En mi rápida ascensión me topé con algunos pequeños campamentos de tours organizados que aun dormían. Pase casi sin hacer ruido temeroso de que me pudieran llamar la atención.

Sin darme cuenta había pasado el control de entrada en algún momento y a cada paso me encontraba más tranquilo. Obviamente a esas horas no hay nadie, así que ya sólo pensaba en disfrutar del camino, por duro que fuera.

Rinjani

Todavía no había demasiadas nubes. Podía conseguirlo.

Llega un punto en que se cruza el cauce seco de un arroyo que tiene una gran pared de piedra a la izquierda. Es a partir de ahí cuando la pendiente aumenta considerablemente (45%) y se inicia una vertiginosa ascensión hasta la caldera casi en línea recta que parece no tener fin.

Esta es la parte más dura sin duda, por lo que a partir de este punto lo mejor es tomárselo con mucha calma y no sobreestimar fuerzas como yo hice por querer llegar a tiempo para el amanecer. Además de la fuerte pendiente, te encuentras con sendas poco o nada acondicionadas en las que la grava suelta te hace resbalar continuamente haciendo si cabe más lento tu avance.

Sobre mi cabeza, las nubes traicioneras que vi aparecer en el horizonte a primera hora habían proliferado bastante y ya ni siquiera podía divisar a mi izquierda la cima del Rinjani.

Desde lo alto vi descender algunos porteadores con enormes fardos al hombro, y me sorprendió que hagan tan duro trabajo sin la más mínima equipación técnica. Prácticamente todos van en chanclas y algunos hasta descalzos, sin que eso les impidiese tener un paso 20 veces más seguro que el mío por aquella resbaladiza pendiente.

En algún punto ya cercano al borde de la caldera empezó a llover, aunque por suerte sólo duró un instante. Ya eran algo más de las 8 de la mañana y había perdido toda posibilidad de ver el amanecer, pero todavía tenía la esperanza de que las nubes no hubiesen cubierto el cráter.

En teoría a primera hora de la mañana nunca hay nubes, y van entrando según avanza el día, pero aquel día parece que se adelantaron y llegaron a poco de alcanzar mi objetivo.

Rinjani

Pero las nubes finalmente entraron.

Las animosas voces de los guías locales un poco más arriba me alertaban que el final estaba cerca. Saludando a duras penas por la falta de aliento llegué hasta el borde del cráter para descubrir, tristemente, que no había nada que ver… ¡las nubes lo cubrían todo!

Ante tal imprevisto me planteé subir a la cima del Rinjani, pero me pareció un poco temerario teniendo en cuenta las condiciones meteorológicas. No llovía, pero hacia algo de viento y las nubes se tornaban cada vez más densas.

Aunque me encontraba motivado, finalmente decidí no arriesgar y esperé durante casi dos horas con la esperanza de que en algún momento las nubes empezaran a abrirse.

Fue una espera en vano porque no más pude ver la cima durante algunos minutos, y me preguntaba cómo sería el interior del cráter, que sabía tenia justo ante mis ojos, y también por qué no existía una tecnología que me permitiese ver a través de las nubes.

Algo que no me gustó en absoluto fue la cantidad de basura que hay por todas partes, sobre todo en los lugares donde hay campamentos y en los senderos. Una autentica pena porque el entorno es precioso y se debería mantener limpio y cuidado después de su disfrute, aunque es obvio que no se hace.

Rinjani

Campamento justo en el borde del cráter.

Descenso hasta Sembalun Lawang (3 horas)

En este apartado abordaré la parte del descenso, en el que os recomiendo tener especial cuidado con la gravilla suelta en algunos tramos empinados. Yo debí besar el suelo como 4 o 5 veces y acabé rebozado como una croqueta, por lo que preferiblemente descender por las zonas de hierba para evitar sustos. Y bueno, lo único que tenemos que hacer es descender por donde mismo hemos venido.

A esas horas muchos grupos de turistas subían con sus guías y su equipo de porteadores. Pasé de largo sin detenerme, pues mi idea era llegar al punto de control de parque e intentar evitar a los guardas.

Sin darme cuenta tomé un camino a través de un denso bosque, y terminé en el pueblo de Sembalun, a unos pocos kilómetros ladera abajo desde Sembalun Lawang sin toparme con guarda alguno o puesto de control.

Me di cuenta que es desde Sembalun desde donde parten muchos de los tours, ya que el despliegue de pickups y furgonetas era descomunal.

Rinjani

Tours organizados en las laderas bajas del Rinjani.

Seguí andando por la carretera colina arriba cuando un chaval en moto paró junto a mí y se ofreció llevarme. Él no hablaba nada de inglés, así que no pude preguntarle nada, pero me inspiró confianza y dije que sí.

Menos mal, porque el camino era más largo de lo que esperaba. Y bueno, tan contento terminé que hasta le di una buena propina sin que él me la pidiera.

Cuando llegué de vuelta a mi guesthouse esperaba encontrarme al encargado que tan pesado había sido el día anterior para que le contratara el tour. Por suerte no estaba y me pude escabullir hasta la habitación sin ser visto.

Como balance de la aventura decir que me sentía satisfecho al 50%, ya que había conseguido subir por libre y a coste cero como me proponía, pero no había podido ver la panorámica del interior del volcán, que era para lo que subía en realidad. Así que nada, uno se queda con el disfrute durante el camino y, en definitiva, con el buen sabor que te deja cumplir una gran aventura, porque cierto es que no todos los días se tiene la oportunidad de subir un volcán.

Mi plan era ir hasta Senaru al día siguiente, ver los alrededores e ir hasta Sengiggi el último día antes de volver a Ubud (Bali). Pero el destino tenía reservada para mí una segunda oportunidad que en aquel momento ni siquiera me había planteado.

¿Queréis saber lo que pasó?

Próximamente os lo contaré.

 

Mapa subida al Rinjani

De momento os dejo un mapa con toda la ruta para que quede todo mucho más claro. Espero que os sirva.

Por supuesto, no olvidéis tener un buen seguro de viaje por si surge algún imprevisto o se necesita asistencia médica. Da mucha tranquilidad poder contactar y que te solucionen todo de manera rápida y eficaz. Nosotros recomendamos Iati Seguros, que son lo mejor de lo mejor del mercado. Y por ser lector nuestro te llevas el 5% de descuento si lo contratas a través de este link.

Y nada, cualquier duda ya sabéis, dejadnos un comentario e intentaremos ayudaros en todo lo que podamos.

Otros artículos en Indonesia:

El lado bueno de Kuta (Bali)

Que ver en Ubud

Paraíso Gili

30 días en Indonesia: Impresiones

5 pensamientos en “Cómo hacer el Rinjani por libre desde Sembalun Lawang

    1. pvmluna

      Hola Chicos! Gracias por pasaros por el blog! Nosotros os lo recomendamos si os gusta las caminatas y estáis muy en forma. Porque la cuesta tiene telita! Jejeje
      Saludos viajeros!

  1. Pingback: Cómo subir el Volcán Rinjani en un día desde Senaru |

  2. Chechu

    Este verano me voy con mi familia por indonesia y tenia ganas de subir el volcán que has detallado Agung. Voy con mis dos hijos y mi marido. Los niños tiene 10 años y están acostumbrados a subir montañas desde pequeños, pueden andar 10 horas sin problema. Mi pregunta es la siguiente; desde tu experiencia como ves hacer dicho volcán por libre los cuatro??.
    Podríamos tener problema con los locales??. Nosotros somos escaladores y hemos viajado mucho y tenemos mucha experiencia en montaña, pero me da miedo tener problemas y nunca he estado en Indonesia, no se como es la gente. Si fuera sola no tendría dudas pero al ir con los niños me da miedo por ellos en cuanto a la gente no a la montaña.

    1. Daniel Barcelona Autor de la entrada

      Hola Chechu! Primero de todo darte las gracias por tu comentario y pedirte disculpas por no haber respondido antes.
      Me gustaría aclarar que el volcán al que me refiero en el articulo es el Rinjani (Lombok), el Monte Agung se encuentra en la isla de Bali y no tuve la ocasión de hacerlo, pero para el caso es igual, ya que creo que la situación se repite en todos los volcanes.
      Desde mi experiencia te diré que cada vez hay un mayor control y acoso al turista para vender tours, y se de casos en que los locales se han puesto agresivos si intentas hacerlo por libre. Te dirán que es un parque nacional y es obligatorio hacerlo con un guía y ademas comprar una entrada al parque, etc.
      Me preguntas si es posible hacerlo? Te digo que si se puede hacer por libre si te las ingenias bien. Vas a tener problemas con los locales? No se puede negar esa posibilidad, ya que se han dado casos. Mi opinión? Yendo con niños yo no me la jugaría y trataría de hacer un buen trato con alguna agencia por los cuatro. Al final el numero de miembros de la expedición es un buen argumento para sacar un buen precio y pasar unos estupendos días en familia por la montaña.
      Un fuerte abrazo Chechu y felices vacaciones por Indonesia con la familia! Sin duda Indonesia uno de los mejores países en los que he estado, disfrutadlo!
      PD Aunque haya puesto que puedes tener problemas, no tengas miedo de la gente Indonesia, os va a encantar. Son siempre sonrientes, amables y muy respetuosos.

Nos encantan los comentarios! Anda! dejanos uno :)


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: