Tabarca, paraíso desconocido en el Mediterráneo

Tabarca

Aguas cristalinas de Tabarca

Relato viajero

Existe un sitio en la Comunidad Valenciana donde se puede experimentar la auténtica vida mediterránea. Un lugar con encanto, pequeño, con casas blancas decoradas con ventanales azules. Donde la vida transcurre placenteramente entre sus murallas. Donde en los veranos el ritmo se dispara y en los inviernos el silencio te atrapa. Donde los piratas lo utilizaban como refugio y donde Carlos III ordenó fortificarlo para dar cobijo a unos pescadores genoveses que habían sido presos en una ciudad de Túnez, casualmente llamada Tabarka. Donde el pescado aparece en todos sus menús, y el caldero es su manjar más conocido.  Hablo de aguas cristalinas. Hablo de la isla Tabarca.

Tranquilo e idílico paisaje del mediterráneo. Si por algo se caracteriza la provincia de Alicante es por su colorido contraste de azules, marrones y verdes.

img-20160919-wa0015-copy

Colores de Alicante

“Era un domingo de septiembre y me asombré de ver tanta gente embarcar desde el puerto de Santa Pola. Tan solo fue un paseo de quince minutos lo que tardé en llegar hasta al reducido puerto de la isla. Bajé del barco, y me dirigí a recorrer el pueblo mientras esperaba a unas amigas que habían embarcado desde otro puerto.

A pesar de que está muy cerquita de mi ciudad natal, hacía 14 años que no pisaba Tabarca. Siempre tuve un grato recuerdo y una vez más me volvió a enamorar. Quizás mucho más que cuando fui de niña. Esta vez, intenté recorrer sus calles despacio, observando las pequeñas escenas cotidianas de nuestra tierra, como cuando uno saborea un helado que hace tiempo que no ha probado. Todo se debe a que hacía tan solo una semana que había regresado de un año viajando por el mundo, y además, hacía tiempo que no experimentaba el olor a salitre del mar, el azul intenso de los cielos manchados de nubes blancas y el color marrón de nuestra tierra árida salpicado por el verde de las palmeras y otros arbustos. También echaba en falta el griterío típico español que provocamos al reunirnos en los bares bajo el efecto de unas buenas cervezas frescas y unas tapas de acompañamiento. Estaba en Alicante, estaba en casa.

img-20160919-wa0012-copy

Entrada a la ciudad de Tabarca

Crucé su muralla para encontrarme con un diminuto parque y una larga calle en la que había un par de tiendas de souvenirs y algún que otro bar con sus terrazas llenas de gente.

Tabarca es una población muy pequeña y enseguida ves el final de la calle, la muralla y el mar. Tardé unos 20 minutos en hacer un recorrido y poder captar la esencia de la isla. Me enamoré de un par de casas que no dudaría en comprar si económicamente me lo pudiese permitir.  Los edificios no superaban las dos plantas y eso hizo fácil poder visualizar la iglesia de estilo barroco que estaban reformando. Su gran plaza, llamada de la Carolina en honor al rey  y situada en el centro de Tabarca, rompía la estrecha calle antes de llegar a la muralla y fin de la ciudad.

img-20160919-wa0007-copy

Iglesia de San Pedro y San Pablo

Bordeé la isla hasta llegar a su playa, apenas había hueco para poner la toalla en la arena, y los bares, repletos de gente, empezaban a encender sus fogones.

Hacía un precioso día soleado y padres y niños jugaban en el mar. El agua estaba cristalina y algunos con gafas y tubo de buzo se sumergían en busca de tesoros marinos. Al fondo, los yates y veleros, mecidos por el mar, disfrutaban seguro, de una preciosa panorámica de la isla.

Mis amigas aparecieron, y un poco más tarde el hambre ya apretaba. Menos mal que habíamos reservado. Nos sentamos como pudimos en una minúscula mesa entre una veintena de mesas repletas de gente hambrienta. Camareros que trabajaban a un ritmo frenético, platos que iban y venían y voces, muchas voces que hacían difícil mantener una conversación con la amiga de la otra punta de la mesa. Habíamos reservado un menú que empezaba con una rica ensalada de la casa y varios platos de fritura de pescado y calamares. Había hambre y el pan con ali oli volaba de una mano a otra. Llegaron las paellas; una de marisco y otra de arroz a banda. No hubo tregua, ni descanso alguno. Estaba todo delicioso, y apenas salimos a 14€ por persona.

Ya con el buche lleno, unas decidieron echarse a tomar el sol y refrescarse en la playa y otras nos fuimos visitar el lado oeste de la isla. Los campos de cultivos, el cementerio, la torre de San José y el faro era lo único que me quedaba por ver de aquel impresionante enclave.

No me puedo olvidar de sus aguas cristalinas, de sus casas blancas con ventanales azules, de su muralla y de su suave brisa marina.

img-20160919-wa0009-copy

Casa típica de Tabarca

Fue un día completo en el que volví a empaparme de mi tradición y mi cultura. Dicen que Tabarca se convirtió en la isla de los poetas, y no me extraña, saca lo mejor de una misma.” 

Información útil:

Tabarca es un archipiélago situado a tan solo 11 km de la costa de Santa Pola, en la provincia Alicantina. Es la isla más grande de la Comunidad Valenciana y la única habitada. Hay un pequeño núcleo urbano que no supera los 60 habitantes. Sus murallas, las que rodean la población, han sido declaradas Conjunto Histórico Artístico y Bien de Interés Cultural.

¿Cómo llegar?

Desde Santa Pola: Es la opción más barata y rápida. El precio más económico es de 10€ en lancha rápida. Además, se puede optar por el barco más grande para poder disfrutar de las vistas marinas, ya que el suelo es de cristal. Esta opción cuesta unos 15€

  • Horarios desde Santa Pola: 10:00h – 11:00h – 12:00h – 13:00h – 16:00h – 17:30h
  • Horarios desde Tabarca: 10:30h – 11:30h – 12:45h – 13:45h – 16:45h – 18:15h

Desde Alicante: El precio del trayecto es de 19€ y sale desde el puerto marítimo de Alicante.

  • Horarios desde Alicante: 00h – 11.00h – 12.15h – 13.15h
  • Horarios desde Tabarca: 30h – 17.30h* – 18.30h

Desde Torrevieja: Es la opción más lejana y más cara. Cuesta 23€ y tarda unos 40 minutos en llegar a Tabarca.

  • Horarios desde Torrevieja: 00h
  • Horarios desde Tabarca: 18:00h

** consultar horarios con las empresas competentes

¿Dónde alojarse?

Existe una reducida pero justa oferta hotelera. En algunas épocas del año será necesario reservar con antelación, sobretodo en el periodo de fiestas: Del 25 al 30 junio y del 15 al 17 de Julio.

Hotel Boutique isla de Tabarca           Hotel isla Plana              Hotel Casa la Trancada

Hostal el Chiqui                                         Hostal Masin                    Hostal nuevo Masin

¿Dónde comer?

Existe una excelente oferta gastronómica. Sus platos principales son los pescados y los arroces, haciendo mención especial al Caldero de Tabarca. Según en qué temporada se vaya, será necesario reservar mesa. Aquí te dejo la lista de bares y restaurantes de la zona:

El Tio Collonet                 La Almadraba                   Tere                                      Don Jerónimo

Amparin                           Anita                                    Casa Gloria II

Casa Ramos                       La Caleta                             Los Pescadores

 

¿Qué ver?

Museo Nueva Tabarca: Se encuentra una exposición sobre el estudio de como las localidades costeras se han adaptado al medio natural a través del paso del tiempo. Y en concreto, como ha sucedido en Tabarca.  Precio 2€

Muralla: Bordea el pueblo y fue construida por Carlos III alrededor del año 1768. Hay tres puertas de estilo barroco. La puerta de Levante o de San Rafael: Es la vía de comunicación entre el puerto y la ciudad. La puerta de la Trancada o de San Gabriel: situada al oeste y da paso a la antigua cantera de donde se extrajo la piedra para realizar las construcciones de la ciudad. Y la puerta de Tierra, de Alicante o de San Miguel: Es la más pequeña de todas y se abre a una cala en la que antiguamente se encontraba el puerto.

Iglesia de San Pedro y San Pablo: Previamente hubo una  capilla que fue ampliada y bendecida en el año 1770. Se trata de un edificio simple, con una única nave y capillas laterales. Tanto el pórtico como los huecos de las ventanas son de inspiración barroca, dominando en ellas las curvas y las superficies alabeadas.

Casa del Gobernador: Se sitúa en un lateral de la plaza y es un edificio de dos plantas y cubierta de cuatro aguas. Actualmente es el hotel Boutique Isla de Tabarca.

Torre de San José: Situado al oeste de la isla. Su primera construcción data de los siglos XIV y XV. El actual edifico fue obra de Baltasar Ricoud. Tiene forma de tronco piramidal con planta cuadrada. Durante el siglo XIX fue utilizado como prisión del estado.

Faro: Se compone de un edificio de dos plantas y una larga torre prismática, la cual sostenía  el mecanismo de iluminación. Fue inaugurado allá por el 1854 y sirvió de escuela de fareros.

Reserva Marina: Las aguas circundantes a la isla de Tabarca fueron declaradas reserva marina en el año 1986 por su gran riqueza de flora y fauna.

Cueva del Llop Marí: Situada al sur de la isla, bajo las murallas. Se trata de un recorrido de 100 metros  al que solo se puede acceder por el mar a través de las dos bocas contiguas, y con embarcaciones de pequeño calado. Según la leyenda popular es el refugio de un horrible monstruo marino, de cuerpo liso y viscoso con boca armada de dientes de diferentes tamaños y formas, al cual persiguen los tabarquinos por las noches.

Fiestas mayores: Del 25 al 30 junio y del 15 al 17 de Julio.

Consejos:

Llevar ropa de baño y escarpines para las zonas rocosas. Y si te mueves como pez en el agua; unas buenas gafas y tubo de buceo.

Otra lectura que te puede interesar de la provincia de Alicante:

Esperamos que te haya gustado. Y si conoces algún rincón de ensueño no dudes en compartirlo con nosotros 🙂

2 pensamientos en “Tabarca, paraíso desconocido en el Mediterráneo

  1. Alfonso

    ¡Buena entrada Paula! Parece que si es cierto que Tabarca saca lo mejor de ti misma. También se puede ir desde Benidorm. De hecho la última vez que estuve me tentó, pero al final me decanté por ir a hacer el cabra al Peñón de Ifach.

    1. pvmluna Autor de la entrada

      Muchas gracias Alfonso! Si, es cierto! Desde Guardamar también se puede llegar. Pues si vienes otra vez, no dudes en escaparte y disfrutar de esta maravillosa isla. Un abrazo

Nos encantan los comentarios! Anda! dejanos uno :)


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: