Morella sorprende – Que ver y que hacer

Castillo de Morella

Dicen que las primeras impresiones son las que cuentan y eso es lo que me paso a mi en el momento que vi la panorámica nocturna de la ciudad de Morella.

Y aunque llegué tarde al espectacular encendido de luces navideñas, que se celebra todos los uno de diciembre, tuve la ocasión de poder ver el esplendor lumínico de la ciudad desde la carretera. Y como si de un hechizo se tratara, me enamoré.

Pero eso no fue todo, el fin de semana estuvo cargado de más sorpresas. Tengo que confesar que no tenía idea de Morella, y ahora, sólo pienso en volver a visitarla y seguir descubriendo hasta el último de sus secretos.

 

¿Qué tendrá Morella que enamora nada más verla?

Quizás sea su silueta, quizás sea su rica gastronomía, su patrimonio o su cariñosa gente. La cosa es que no te deja indiferente.

A continuación, te contaré todos los atractivos que pude descubrir durante un fin de semana. Espero que vayas y me cuentes si has sentido lo mismo que yo sentí. Y si encuentras algo nuevo espero que lo compartas conmigo.

Vamos al lio!

Qué se puede ver y hacer en Morella?

 La panorámica: Lo primero que se descubre son las impresionantes vistas desde la carretera. Hay diferentes puntos, desde la carretera N-232, donde se puede parar y tomar una instantánea de la ciudad amurallada. Dicen que es el doble de espectacular cuando esta nevado. Para la próxima, habrá que echarle un ojo al hombre del tiempo.

Vistas desde el castillo de Morella

 La muralla: Son alrededor de 1500 metros de muro los que rodean la ciudad. Es curioso que toda la ciudad haya sido construida dentro de las murallas. Así que después de dar un paseo por los exteriores, lo ideal será cruzar alguna de sus puertas (La de San Miguel, San Mateo, de los Estudios, de la Nevera, Forcall, del Rey y Ferrisa) para descubrir la ciudad. Y pensar que estuvieron a punto de destruirla porque no había presupuesto para su conservación… ains!

 Callejear: No se descubre una ciudad si no se explora cada uno de sus rincones. Al atravesar la muralla se encontrará un laberinto de calles concéntricas y radiales, cuyo punto central es el castillo. Al estar situado en una colina, algunas de las calles se convierten en pendientes con escalinatas que hacen aun más atractivo y enérgico el paseo. Durante el recorrido se pueden descubrir casas solariegas, la judería (el barrio de los judíos), porches, retablos de azulejos, calles de arcos góticos y pequeñas capillas escondidas en los recovecos de los callejones.

Una de las vías más características de la ciudad es la calle Blasco de Alagón, que se diferencia del resto por sus bajos pórticos. Como curiosidad, todos los domingos por la mañana hay un mercado que se celebra desde el siglo XIII. ¡Casi nada!

Calles de Morella

 Edificios históricos en Morella:

 El ayuntamiento: Visitar sus dos salas de estilo gótico y los cabezudos (Artal, Rosella, Abu Saíd y Seidia) que se encuentran en el hall.

➡ La Basílica de Santa María la Mayor: Una autentica obra de arte de los pies a la cabeza. En su parte exterior se pueden observar sus dos entradas, una decorada con los apóstoles (la principal) y la otra con vírgenes.  Sólo dos de las vírgenes se conservan tal y como eran en el momento de la construcción. A ver si adivinas cuales son!

Otra curiosidad es que la puerta principal corresponde a una puerta de estilo árabe. Eso quiere decir que el edificio antes de ser una iglesia seria una mezquita. Enseguida notarás la gran diferencia de un estilo a otro.

En cuanto al interior, destacar el Gran Órgano de Francesc Turull, la escalera de caracol decorada por diferentes artistas, y el Pórtico de la Gloria esculpido en forma de friso. También impresiona el altar mayor con un retablo gigante de estilo churrigueresco.

Vista exterior de la Basílica de Santa María la Mayor

 La iglesia de San Nicolás: Este lugar sagrado es el más antiguo de la ciudad, y en él se encuentra el museo “Sis en Sis” dedicado a la fiesta mayor de Morella: “El Sexenni”.

 El convento de Sant Francesc: Se trata de un antiguo convento de frailes franciscanos, donde se puede visitar el claustro y una iglesia gótica. En el interior esconde uno de los murales más inhóspitos que he visto hasta la fecha. Se haya representada la danza de la muerte. No te lo pierdas!

Claustro del convento Sant Francesc

 El castillo: La pieza más importante de la ciudad. Situado en lo alto de un peñasco ha vivido el paso de diferentes civilizaciones y ha sido testigo de numerosas batallas. Cada rincón del castillo esconde un habitáculo lleno de historia y magia. Pero si por algo merece la pena subir hasta lo más alto es por las vistas al valle y la ciudad. ¡Son impresionantes!

Entrada al castillo de Morella

La gastronomía en Morella:

La cocina morellana es uno de los principales reclamos de la ciudad. Tienen la habilidad de combinar los platos tradicionales con los de innovación. Podemos destacar los productos de la tierra como son sus carnes: El ternasco a la manera morellana con trufa, las chuletas de cordero, el conejo con caracoles… y los platos de cuchara como la sopa con buñuelos o la olla de potaje típico.  Además se pueden probar los embutidos; el jamón y el queso, las setas, las croquetas o la perdiz en escabeche.

Las croquetas morellanas

Conejo con salsa a las finas hierbas

Y para el postre, el típico es la “Collà”; una deliciosa cuajada que se caracteriza por su extrema dulzura.

Nosotros tuvimos el placer de probar el menú del hotel restaurante Rey Don Jaime y estaba todo delicioso. Si vas, no dejes de probar sus famosas croquetas morellanas, la sopa con buñuelos, el conejo con salsa a las finas hierbas y la “Collà”. No te arrepentirás.

Collà o cuajada

Su gente:

Hay cosas que no encontrarás en ninguna guía de Morella y es el calor humano que los morellanos ofrecen a los visitantes. Creo que es algo importantísimo a destacar y que marca la diferencia de un destino a otro. Son cariñosos y siempre te atienden con una bonita sonrisa. Sólo por este simple hecho merece la pena la visita.

De compras en Morella:

La visita no puede finalizar sin llevarse un recuerdo de Morella. En la población encontrarás muchas tiendas de souvenirs decoradas con una belleza inigualable. Tendrás la tentación de entrar y compártelo todo.

Pero para que te hagas una idea, estos son los productos típicos que puedes encontrar y que sí o sí tienes que llevarte:

Los Flaons: son unos pastelitos dulces rellenos de requesón y almendra picada. ¡Riquísimos!

Los Flaons son los pastelitos típicos

La miel, los embutidos, las carnes y los quesos son productos típicos que nunca fallan a la hora de llevarte un recuerdo. Si te animas con la trufa, llévate el producto estrella de su cocina, el queso con trufa.

Pero si te quieres llevar un recuerdo no comestible puedes elegir entre una gran variedad de alpargatas, mantas, telas y alforjas hechas a mano.

También es una buena opción visitar la tienda de Aromes de Morella y llevarte algún aceite esencial o jabón de Espliego (planta que crece en las inmediaciones y que es muy parecida a la lavanda), romero, tomillo y azahar.

Romero y Espliego para aromatizar

Alojamiento en Morella:

Debido a las reducidas plazas hoteleras, la ciudad suele estar llena durante casi todo el año, sobre todo en la época festiva. Por lo que se recomienda reservar con antelación.

Hotel en el centro de Morella

Los hoteles más destacados son el hotel Rey Don Jaime, el hotel Cardenal Ram y el hotel La Fonda Moreno. Además, existe una red de casas que se alquilan si lo que buscas es una autentica experiencia rural.

Y para los bolsillos mas apretados, esta el albergue Francesc de Vinatea, que fue en el que nos alojamos nosotros, y que está en el complejo de la Fabrica Giner a 10 minutos de la ciudad y en contacto con la naturaleza.

Albergue Francesc Vinatea

Albergue Francesc Vinatea

El albergue es ideal para ir con familia o amigos. Las habitaciones son desde 4 a 10 personas, con baños compartidos y con la ropa de cama aparte (se cobra un suplemento). Adicionalmente, si se solicita, ofrecen servicio de desayunos y comidas.

Fiestas en Morella:

Como en todo pueblo las fiestas marcan la diferencia, y Morella tiene una de las fiestas mas extraordinarias e impresionantes de la Comunidad Valenciana. El Sexenni es una fiesta que se celebra cada seis años en honor a la Virgen de Vallivan desde 1673. Cada barrio decora sus calles con tapices forrados de papel de seda, troceado y rizado, formando autenticas obras de arte. Cada barrio trabaja en diferentes temáticas en secreto para que cuando llegue el gran día todo el mundo se quede impresionado.

Detalle de un tapiz hecho con trozos de papel de seda

En nuestra escapada estuvimos visitando uno de los talleres, y es difícil de explicar con palabras la pasión y horas de trabajo que hacen para que todo quede listo y bonito para la fiesta. Aunque ellos no lo quieran reconocer, son auténticos artistas y por el esfuerzo que requiere, todo el mundo debería ir a verlo. El próximo Sexenni se celebrará del 18 al 27 de agosto del 2018. Si no tienes planes, te invito a que los morellanos te sorprendan.

Además de esta fiesta, un año antes se celebra “L´anunci”, donde hay un desfile de carrozas recorriendo las calles y el pueblo se llena de toneladas de confeti para celebrar que sólo queda un año para la gran fiesta.

Pero estos no son las únicos periodos festivos. En enero se puede disfrutar de la fiesta del patrón de ciudad, Sant Antoni. En febrero carnaval. En la primera semana de mayo está la peregrinación al Santuario de la Virgen de Vallivana, las fiestas de Sant Roc en agosto y la Feria el segundo domingo de septiembre.

Otros atractivos cercanos a Morella:

Y si después de lo que te he contado aún te queda aliento para seguir descubriendo, puedes completar tu visita en el museo de los dinosaurios, situado junto a la iglesia de Sant Miquel. En el museo Temps de Dinosaures se puede contemplar la historia de estos animales a través de una colección de fósiles del Cretácico.

 Ir al parque multiaventuras de Saltapins, situado en el complejo de la Fábrica Giner, a tan solo 10 minutos de la ciudad. En él se puede disfrutar de tirolinas de mas de 20 metros de altura, puentes colgantes, lianas… que harán de tu experiencia una auténtica aventura. Yo probé el circuito azul con tirolinas del rojo y me lo pase como una niña.

Parque Multiaventuras Saltapins

  Las pinturas rupestres de Morella la Vella a tan solo 6 km de Morella. Cuentan que en este pequeño caserío vivieron los primeros pobladores de la comarca.

  Hacer rutas de Senderismo, hay unas cuatro rutas que salen de las inmediaciones de Morella, pero en toda la comarca hay un montón más. Si te animas puedes echarle un vistazo a la página de Morella turística para obtener información de las rutas.

  Ir a Forcall, trazado en torno a una plaza rectangular con pórticos de estilo renacentista y contemplar el palacio de los Osset.

 ➡ Acercarse hasta Xiva, un pueblo típico montañés asentado en un pequeño valle, y desde allí realizar una excursión por los parajes naturales de alrededor.

Descubrir Vallibona y sus estrechas calles laberínticas. Situado a 27 Km de Morella.

Y hasta aquí puedo contar…

Podría estar horas nombrando los encantos del norte de Castellón pero ya que he abierto la veda me gustaría que te animaras y cuando tengas un finde libre vayas a visitar la zona. Te aseguro que no te arrepentirás. 😉

 

 

 

 

Nos encantan los comentarios! Anda! dejanos uno :)


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: